CAT ENG MAPA WEB
 
Home
Quienes somos
Socios
Servicios
Circulares de información
Contacto
El sector
La PMB
Historia
Comité ejecutivo
Información del Bages
EL SECTOR

Hoy en día, el sector metalúrgico del Bages es de los más importantes tanto en lo que se refiere al número de trabajadores y empresas, como en relación al valor añadido de su producción gracias a una mejora continua de su capacidad tecnológica y productiva. Espíritu empresarial abierto y competitivo, maquinaria especializada, plantillas de gran profesionalidad y la adaptación a las nuevas tecnologías justifican el papel fundamental que juega hoy el sector.

Gracias a la larga historia del Bages en el metal así como la oferta de formación y centros de investigación relacionada con ello, la zona ofrece unas ventajas competitivas para el sector.

La tradición metalúrgica de Manresa y su comarca cabe situarla documentalmente hacia el año 1323, en que bajo la invocación de los santos Mateo y Eloy existía un gremio que agrupaba diferentes oficios relacionados con la manipulación de metales: herreros, cerrajeros, cuchilleros...

En los siglos XVII y XVIII, adquirieron importancia los claveteros y los armeros, y ya en el año 1717, Manresa era uno de los pocos centros en los que, la Junta Superior de Gobierno de Felipe V autorizaba a fabricar armas, a partir de 1721, los armeros manresanos, a la vez que se especializaban, daban trabajo a maestros de otras poblaciones catalanas.

El nacimiento del sector metalúrgico, entendido en un sentido moderno, no se producirá en el Bages hasta el siglo pasado con el desarrollo de la industria textil. El procedimiento fue el siguiente: en un primer momento, carpinteros y cerrajeros colaboraron en la reparación de maquinaria textil y más tarde, algunos se especializaron en mecánica textil o en la fabricación de maquinaria.

La necesidad de buscar nuevos materiales de hierro dio lugar al nacimiento de fundiciones, la primera de las cuales se estableció a mediados del siglo XIX. Éstas se dedicaban preferentemente a fundir piezas tanto para máquinas textiles como de vapor y a la fabricación de elementos diversos de soporte para la construcción (columnas, vigas, barandas), es decir, el desarrollo del sector textil convirtió al sector metalúrgico en auxiliar del primero, siguiendo las pautas del proceso de industrialización clásico.

Se dedicaron desde la fabricación de peines, lizos y máquinas de hilar, hasta la construcción de plegadoras, barras de transmisión de fuerza motriz, ruedas dentadas, husos, lanzaderas... Esto implica que hacia el año 1890 hubiese unas setenta empresas del metal en Manresa. A principios del siglo XX inicia su actividad una gran empresa dedicada tanto a la fundición como a la fabricación de coches y vagones de ferrocarril. Durante la guerra civil (1936-1939), el sector metalúrgico adquirirá gran importancia, sobre todo en lo referente a la construcción de obuses y otro material bélico, una vez terminado el conflicto, continuará estrechamente relacionado con el sector textil hasta la crisis del año 1962 en que algunos empresarios del metal empiezan a introducirse en otras actividades relacionadas preferentemente con el sector del automóvil, pero también en la fabricación de contadores de gas, volquetes, maquinaria diversa, etc.

Gracias a la capacidad innovadora, apoyado por los centros de investigación y formación, la adaptación continua, la exportación y el espíritu emprendedor de los empresarios en el Bages, el sector metalúrgico sigue siendo un referente.

Patronal Metal·lúrgica del Bages. Todos los derechos reservados © aloewebs   
Aviso legal